Emperador José II de Habsburgo

Emperador José II de Habsburgo
Al volante de la Máquina del Tiempo

Adelante internautas

Yo soy el Emperador José II de Habsburgo, gato quien gobierna desde el éter a su madre humana, la historiadora nicaragüense Cecilia.Hoy que se cumplen 6 años de mi ingreso triunfal al paraìso gatuno,donde fui coronado como emperador, mi madre hizo este blog en honor a mi memoria. Aquí voy recopilando el trabajo de mi madre en tres categorías: temas de la historia, personajes célebres y su obra cuentística y filosófica. Cualquier pregunta que deseen aclarar, tenéis el email cecilmundo@gmail.com para hacerlo. Ahora, a servirse la mesa.Bon appetit! Emperador José II de Habsburgo

Emperador navegando en su máquina del tiempo

Emperador navegando en su máquina del tiempo
en brazos de mi partera

domingo, 27 de abril de 2008

Maquiavèlicos,darianos y otros calificativos




DE DONDE SACAMOS ESE NOMBRE? LOS EPONIIMOS MÁS FAMOSOS DE LA HISTORIA
Cecilia Ruiz de Ríos
Hace unos días, una alumna me comentaba que algunos de mis ejercicios de vocabulario en inglés eran olímpicamente Maquiavélicos ya que le costaba un mundo poderlos descifrar aún con diccionario a mano. Por suerte la hermosa dama lee mucho y sabía que Maquiavelo había sido un muy pragmático y a veces maldoso filósofo florentino quien escribió El Príncipe. Sin embargo, muchas personas utilizan nombres o adjetivos derivados de nombres de personas o personajes célebres sin saber como usar estos epónimos. Vamos a revisar en la historia de donde vienen algunos de estos calificativos o alusiones para no irnos en el hoyo de la ignorancia cotidiana.

Muchos pastores evangélicos tienen un tremendo poder de persuasión, pero hace poco me sorprendió que uno de ellos no relacionaba la palabra de cristianos con la de Jesucristo., probando que de todo hay en la viña del pobre Papa Chú, a quien le rogamos que los perdone porque no saben lo que hacen. Muchas veces decimos que los padecimientos y vicisitudes de alguien suenan Dickensianos, refiriéndonos al novelista victoriano inglés Carlos Dickens, quien en sus obras relataba extremas tribulaciones para sus pobres personajes. Mi adorado profesor de inglés James Martin-quien forjó muy bien mi gramática de inglés-solía referirse a los sonetos del gran Shakespeare como isabelinos, aludiendo que estos poemas fueron escritos en tiempos en que Isabel Tudor la reina Virgen era la monarca en Inglaterra, y todo lo relativo a su período de reinado se cataloga como isabelino.

Es de todos conocidos que Fausto es uno de los grandes personajes de la literatura mundial, tanto a nivel de letras como de ópera, ya que el compositor galo Carlos Gounod hizo una excelente obra con Fausto también. Cuando decimos que algo es faustiano, nos referimos a lo trágico que puede suceder dentro del drama humano. Todo conflicto sicológico intricado puede ser mencionado como Freudiano, y así le rendimos el charro al judío padre del sicoanálisis Sigmund Freud, quien para algunos es un sabio pero otros lo catalogan como el hombre que más daño le hizo a la siquis humana. No faltan quienes digan que mi esposo José tiene una paciencia Gandhiana al vivir sin úlceras ni infartos al lado del torbellino hiperkinético y revoltoso que soy yo, dado que el Mahatma Gandhi, independientemente que a puertas cerradas sopapeaba a su mujer Kasturbai e hijos, en público mostraba una serenidad santa y una paciencia infinita. Mi recordado jefe en Radio Gueguense, don Lorenzo Cardenal(q.e.p.d.) adoraba el canto gregoriano y dado que le encantaba documentarse muy bien sabía que este tipo de música a capella(sin acompañamiento) encontraba sus orígenes en tiempos del papa Gregorio I, mientras que el calendario gregoriano se lo debíamos al papa Gregorio XIII.

Cuando les digo a mis alumnos de historia que yo practico el sadismo utilitario a través de ejercicios con los cuales se sufre bastante pero se aprende todavía más, la palabra sadismo es tomada del apellido del francés Marqués de Sade, un precioso noble chele a quien le encantaba hacer sufrir a sus parejas. Cuando hay situaciones extremadamente macabras, decimos que son casos Kafkaescos, aludiendo al judío checo Frank Kafka, cuya imaginación literaria se desbordaba de forma increíble. Todos los conflictos bélicos en los que participó el peligroso pero genial liliputiense Napoleón Bonaparte son llamados Guerras Napoleónicas, así como su código de prefecturas policiales y hasta la creación de la Legión de Honor. Algunos enemigos del totalitarismo socialista afirman que la situación en Korea del Norte aún tras la desaparición física de Kim Il Sung es Orwelliana, tomando como referencia el seudónimo con el cual Eric Blair escribió la novela 1984 en la cual era prohibido hasta pensar.

El museo que lleva el nombre de Smithsonian se llama así por el magnate cuya herencia permitió crearlo(James Smithson), mientras que todo lo que huela a los principios filosóficos del inefable Sócrates es llamado doctrina socrática. La época en la cual rigió la gorda reina inglesa Victoria de Kent es llamada victoriana, así como los valores hipócritamente mojigatos que la reinecita en cuestión propagaba. Cuando nos referimos a los seguidores de la fe mazdeíta(los que creen en Ahura Mazda con el profeta Zoroastro como creador de la religión) les llamamos zoroastrenses en honor al líder religioso quien según la leyenda fue arrancado del vientre materno por un monstruo para sobrevivir comiendo solo queso. Paras concluir, el estado de Luisiana en Estados Unidos recibió ese nombre por el rey Luis XIV de Francia, y la compra de ese territorio (vendido por un apurado Napoleón Bonaparte quien quería dinero para sus guerras)por parte de Thomas jefferson solo puede ser llamada Jeffersoniana, ya que por poco dinero logró la geofagia más grande de la historia. Para colmo en Nicaragua muchos se precian de ser darianos-derivando este calificativo del inefable Rubén- y quizás lo sean comercialmente hablando porque viven a costillas del Vate aunque no para difundir la obra del Príncipe de las Letras Castellanas.