Emperador José II de Habsburgo

Emperador José II de Habsburgo
Al volante de la Máquina del Tiempo

Adelante internautas

Yo soy el Emperador José II de Habsburgo, gato quien gobierna desde el éter a su madre humana, la historiadora nicaragüense Cecilia.Hoy que se cumplen 6 años de mi ingreso triunfal al paraìso gatuno,donde fui coronado como emperador, mi madre hizo este blog en honor a mi memoria. Aquí voy recopilando el trabajo de mi madre en tres categorías: temas de la historia, personajes célebres y su obra cuentística y filosófica. Cualquier pregunta que deseen aclarar, tenéis el email cecilmundo@gmail.com para hacerlo. Ahora, a servirse la mesa.Bon appetit! Emperador José II de Habsburgo

Emperador navegando en su máquina del tiempo

Emperador navegando en su máquina del tiempo
en brazos de mi partera

domingo, 27 de abril de 2008

Desde el rey sopapeador hasta "San"Gandhi


Familias disfuncionales de la historia
Cecilia Ruiz de Ríos
Clase de decepción: El Principito Harry de Inglaterra se ha sobrepasado con el licor y el churrito! Pero pasa en las mejores familias, aunque los mojigatos siempre sacuden la estilizada huesera preguntando si es cierto que la fulana le pegó a su mami. A lo largo de la historia, algunos personajes han sido miembros de las familias más disfuncionales imaginables.
La primera familia disfuncional fue la de Eva y Adán cuando Caín eliminó a por su propio hermano. Pauta marcada por la mismita Sagrada Biblia! Desde la antiguedad las familias se agarraban de las mechas, ya fuera porque Alejandro Magno no perdonara a su papi Filipo II de Macedonia que hubiera descartado por vieja a su mamacita Olympia o porque a Nerón se le ocurrió depender demasiado de su intrigante madre Agripina para luego tener que asesinarla con tal de sacársela del pelo. La familita del sabio y justo Marco Aurelio no andaba nada mejor, ya que su esposa Faustina le coronó la cabeza de cachos y Cómodo no fue hijo biológico del autor de Meditaciones, sino que fue producto de una agitada noche con un robusto gladiador. Sabina, la esposa del amariposado Adriano, le tenía tanto asco a su mecenas maridazo que hizo lo más sabio: No le quiso parir hijos, sabiendo que si lo hacía bien podrían comenzar una estirpe de monstruos.
Carlomagno estuvo a la cabeza de una de las familias más pleitistas de la historia. Con cuatro esposas e incontables queridas que le dieron bastardos, el forjador del imperio galo vivía bastante atribulado y tras su muerte, al dividirse su imperio entre sus hijos la cosa fue de mal en peor. Irene, la emperatriz bizantina con quien no quiso casarse Carlomagno, también perteneció a una familia disfuncional ya que ella para conservar su poder llegó hasta el punto de cegar y deponer a su propio hijo.
Enrique II de Plantagenet crió cuervecillos (digo, hijos)para que le sacaran los ojos con su adinerada y culta Leonor de Aquitania, y fue grande su grito cuando al comisionar un cuadro le llevaron uno en el cual los aguiluchos picoteaban la cabeza del ave padre. El simbolismo era grande, ya que por andar de zángano Enrique II con Alais de Francia y Rosamunda Clifford, Leonor lo aborreció y le insolentó a los hijos en contra, a tal punto que tanto Ricardo Corazón de León como Juan Sin Tierra le faltaron constantemente el respeto al pobre Enrique. La tradición de pleitos familiares se repetiría en la casa Plantagenet cuando Isabella hizo asesinar a su amariposado maridito Eduardo II como desquite por sus andanzas con hombres. Este mismo Eduardo II antes había sido opíparamente vapuleado por su regio padre, el legendario y cruel Eduardo I Pataslargas. Posteriormente, en la agitada historia inglesa Ricardo III se despacharía al otro mundo desde la Torre de Londres a dos sobrinitos para poder usurpar el trono, eso sin mencionar que la sonada Guerra de las Rosas fue una larga trifulca familiar entre las regias ramas de York y Lancaster, ambas representadas por rosas de distinto color.
En Portugal, Pedro El Severo armó guerra contra su papi Alfonso cuando éste mandó a matar a la bella Inés Pirez de Castro ante los ojos lacrimosos de los niños que Inés y Pedro habían manufacturado juntos. No fue hasta que Pedro vio el cadáver pasconeado de Inés que se atrevió a revelar que Inés y él se habían casado en secreto, y su rabia al verse viudo no conoció límites.
Los monarcas mugalos de la India también ostentaron familias disfuncionales, como cuando el odioso Aurangzeb depuso a su entristecido y viudo padre Sha Jehan y tras asesinar a sus hermanos para limpiar el camino al trono, se puso a reinar. Los otomanos tuvieron varias familias disfuncionales en su linaje, comenzando por la ley dictada por Mehmet II el Conquistador de que todo hermano varón debía ser quitado del medio para dejar al sultán en paz. Bayaceto II siguió el consejo bien y le encomendó al Papa Alejandro VI que le diera veneno a su hermano Djem, pero él mismo fue depuesto por su hijo Selim I El Adusto, quien se encargó de deshacerse de todos sus hermanos antes de ponerse la espada de Ayub del sultanato.
Iván el Terrible de Rusia mató de un golpe a su heredero y de una patada en el vientre de su nuera a su futuro nieto, Pedro I El Grande hizo ejecutar a su hijo Alexis por conspirador, mientras que Federico Guillermo I de Prusia sopapeaba en público a sus hijos, particularmente a su heredero el futuro Federico II el Grande. Leonor de Brandeburgo quiso matar a su hija recién nacida(la futura reina Cristina de Suecia.) Alejandro II fue un zar a quien tacharon de inmoral pues en el mismo palacio habitaba su esposa María(gastada y tísica de tanto parto) en el primer piso mientras la amante Catalina Dolgoruki habitaba en el segundo piso.
La familia de los Habsburgo de Austria abunda en núcleos disfuncionales, y cuando Sissy se casó con Francisco José I fundaría uno de los nidos más trágicos, ya que perdió una hija en la infancia, su único varón se suicidó por amor junto a su querida María Vetsera y la misma Sissy a menudo viajaría para huir de su familia política(particularmente su agresiva suegra Sofía).
No se precisa ser de sangre azul para tener una familia disfuncional, y aunque Benjamín Franklin tiene fama de haber sido el hombre orquesta de Estados Unidos, tomó a su hijo mayor como conejillo de indias para realizar el experimento de la cometa y la tormenta(de lo cual emergería el pararrayos) mientras él se reclinaba bajo un frondoso árbol. Otro gringo que fue irresponsable como padre fue Thomas Jefferson, quien tuvo prole con su estrujada y muy apapachada amante negra Sally Hemmings, pero nunca abrió la boca para defenderlos. Lo mismo hizo el zángano Warren Gamaliel Harding, quien engendró a su hija espuria Elizabeth Ann mientras le hacía amor de conejo asustado en el closet de la Casa Blanca a su querida Nan Britton.
Quizás uno de los padres más crueles de la historia sea el flaco y seudosanturrón Mahatma Gandhi, quien no solo sopapeaba a su esposa Kasturbai cuando estaban recién casados, sino que posteriormente desantendió a tal punto a su familia que Kasturbai murió en la cárcel por apoyarlo y los hijos tomaron mal camino. Cuando Gandhi-quien nunca tenía tiempo para su familia-descubrió que su hijo Manilal tuvo un affaire con una hembra casada, hizo que la infiel se rasurara la cabeza y prohibió a Manilal que jamás se casara, eso que el hijo ya tenía 35 años de edad! Gandhi, quien dormía desnudo con chicas núbiles para probar que era supercasto, odiaba el sexo y era tan castrante como padre que quiso impedir que su hijo Harilal ascendiera en el mundo de los negocios.
En 1918 Harilal rompió relaciones con el Mahatma y para enojarlo, se convirtió al Islam. En los periódicos, bajo el seudónimo de Abdulla, publicaba artículos denigrando a su papá. Para colmo Harilal se hizo bolo consuetudinario. Y aunque muchos fanáticos boten la gorra, nadie puede decir que la familia del Che Guevara haya sido un nido de felicidad. De la primera esposa, Ernesto Guevara logró una hija a la que solo le mandaba dinero, y con Aleyda la cubana tuvo varios retoños quienes lo conocen solamente gracias a la proliferación de llaveros y camisetas con el bonito y pálido rostro del Che.