Emperador José II de Habsburgo

Emperador José II de Habsburgo
Al volante de la Máquina del Tiempo

Adelante internautas

Yo soy el Emperador José II de Habsburgo, gato quien gobierna desde el éter a su madre humana, la historiadora nicaragüense Cecilia.Hoy que se cumplen 6 años de mi ingreso triunfal al paraìso gatuno,donde fui coronado como emperador, mi madre hizo este blog en honor a mi memoria. Aquí voy recopilando el trabajo de mi madre en tres categorías: temas de la historia, personajes célebres y su obra cuentística y filosófica. Cualquier pregunta que deseen aclarar, tenéis el email cecilmundo@gmail.com para hacerlo. Ahora, a servirse la mesa.Bon appetit! Emperador José II de Habsburgo

Emperador navegando en su máquina del tiempo

Emperador navegando en su máquina del tiempo
en brazos de mi partera

domingo, 27 de abril de 2008

el cadàver màs viajero

LA INMARCESIBLE EVA PERON
Cecilia Ruiz de Ríos
Hace unos días, mi buen amigo vietnamita el general Nguyen Ain Taisn me escribía solicitando el perfil de Eva Duarte de Perón, la mujer a quien muchos consideran como una gran estadista, otros la ven como santa y otros tantos como oportunista. En realidad, esta ex actriz convertida en político tuvo un carisma como poner verde de envidia a nuestros malos políticos.
Nacida en el lado equivocado de la sábana, un 7 de mayo de 1919 como hija bastarda de un terrateniente argentino con su concubina Juana Ibarbouren, cuando su papi Juan Duarte murió la familia legítima del finado la sacó en carrera del sepelio, estando Evita de apenas 7 años de edad. La madre de Eva pronto tomó nuevo amante, y fue este hombre quien se llevó a Evita hacia Buenos Aires con la idea de llegar a ser alguien en la gran ciudad, cuando la chela muchacha apenas tenía 15 años. Eva dio tumbos de un trabajo a otro, llegando a perder su virginidad para poder comer y hasta llegando a ser mesera de bares de mala muerte, pero no perdía de vista su sueño de ser una gran actriz. Uno de sus amantes de turno le consiguió un rol menor en una radio novela, pero ese sería el punto de partida para que la sagaz y muy trabajadora Eva comenzara a hacer sus pinitos como actriz.
Ya para 1937, pasó a hacer roles en cine, y sería luego que iniciaría su gran rivalidad con Libertad Lamarque, actriz a la cual persiguió cuando fue primera dama y a la cual le recetó tremendo maltrato. Tenía 24 años cuando el amor con mayúscula tocó a su puerta en la persona de Juan Domingo Perón, político y militar cuyo futuro relucía como promisorio. Perón tenía poco de haber perdido a su esposa y era aficionado al teatro y las artes. Para 1943, Eva ya era la actriz mejor pagado de la radio argentina y tenía fuertes vínculos con asociaciones y sindicatos de los trabajadores. Cuando en enero de 1944 se dio un terremoto en San Juan, dejando a más de mil muertos y demasiados damnificados, Eva organizó un gran baile a beneficio de los afectados por el sismo y ahí fue su cita con el destino cuando le presentaron a Juan Domingo Perón, quien era asiduo oyente de sus radionovelas. El tenía 44 años de edad, pero aún lucía esbelto y atractivo. Se hicieron inseparables tras haber experimentado uno de los coups de foudres (flechazos)más aparatosos de la historia. Se fueron a vivir juntos bajo el mismo techo en un apartamento desafiando al qué dirán, y ella noche a noche era la conductora del programa radial "Hacia un Mejor Futuro".Consiguió mejores roles en el cine y se tiñó el oscuro cabello de rubio sol. Arreció su rivalidad con Libertad Lamarque y otras actrices a las cuales solía aterrorizar. Gracias a la influencia de Perón consiguió el codiciado rol estelar en La Pródiga.
Los militares de alto mando la consideraban una aprovechada furcia, y no se abstenían de decírselo a Perón, quien no les hacía caso pues estaba loco por Eva. Un 9 de octubre Perón debió renunciar a su cargo y fue arrestado. Eva 9 días más tarde planificó una huelga masiva y tras la abrumante respuesta de los obreros, Perón debió ser liberado. Eva y él se casaron, y en el certificado de nacimiento de Eva ya aparecía como 3 años menor de lo que era en realidad y portando el apellido Duarte al que le negó derecho la familia de su papá. A partir de ahí, Eva comenzó a hacer esfuerzos sobrehumanos por hacer lo que Agatón estima imposible hasta por los dioses: borrar el pasado. Hizo llamados a quienes ella llamaba sus descamisados, y acompañó a su flamante nuevo esposo en la campaña política.53 por ciento del pueblo votó por Perón en elecciones claras, quien tomó posesión de su cargo de mandamás con uniforme y sonrisa de pasta dental.
El vestido de Eva para la toma de posesión fue considerado escandaloso por los hombros desnudos, y las linajudas damas de la sociedad criolla estimaron que no debían codearse con "esa fulana."Eva por su parte, no se fue con chiquitas al expresar que no le gustaba el colonialismo. Bajo influencia de las medidas del Duce Mussolini, Perón y su mujer pusieron mordaza a la prensa y a la oposición. Los trabajadores amaban ferozmente a Eva y su marido, y ella se reunión con muchos dirigentes sindicales. En 1946 ella instaló sus oficinas en la Secretaría del Trabajo, y aunque no tenía cargo oficial, mandaba como cualquier ministro bien contratado. Hizo su fundación de ayuda social, aclarando que no era caridad sino la justicia social a la cual su pueblo tenía derecho. Justificó sus trajes de lujo y joyas afirmando que el pueblo merecía ser recibido y servido con elegancia.
Eva decía que devolvía al pobre lo que le fue robado por los sucios oligarcas hipócritas. Construyó asilos, colegios, hospitales y dispensarios. Todas las tardes recibía a los pobres con una sonrisa. Leía personalmente y contestaba su correspondencia. Aprendió a manejar la publicidad muy bien, y se hizo dueña de 4 grandes estaciones de radio, dos periódicos y se burlaba de los aristócratas. Los furiosos rabibalncos afirmaban que estaba ebria de poder. En 1947 el odioso generalísimo español Francisco Franco la invitó y se armó la gira que incluiría España, Italia, Francia e Inglaterra. Evita manifestó que jamás iría a Estados Unidos pues detestaba al imperialismo gringo. Fue recibida con gran pompa por Franco, pero la indiferencia estuvo presente en la entrevista con el papa de turno y en Inglaterra no le hicieron mucho caso.
Tras 18 días en España, Evita le comentó a Franco que siempre que necesitara reunir a las masas, la llamara a ella, haciendo alarde de su popularidad. Pío XII no olvidaba su alegre pasado, aunque no tuvo menor remedio que recibirla por 30 minutos. Los antifascistas la hicieron mala car recordando que fue admiradora de Mussolini. En París almorzó con el presidente y se fue de compras, pero en Inglaterra solo pudo ver el cambio de la guardia en Buckingham. Al regresar a Buenos Aires, fue recibida con boato por su marido.
En 1948 mostró nuevamente ser gran oradora, exhibiendo su gran amor por su macho. Pidió el voto para las mujeres, pero el tiempo tramaba ya contra ella. No le vio posibilidad a su sueño de correr como vicepresidente de la Argentina, y su organismo le jugó una mala pasada. Le hallaron cáncer uterino y no quiso hacerse una histerectomía.
Continuó trabajando a todo motor por sus pobres, y en febrero de 1951 recibió a los atletas de los juegos panamericanos en un estadio nuevo. En 1952 los obreros la hubieran deseado para vicepresidenta pero no fue posible. Un 17 de octubre dio su último discurso y su marido ganó en 1952 por mayor margen que anteriormente. Ya para la inauguración estuvo presente, pero lucía apagada y extenuada. Aunque sus descamisados rezaron por ella, el cáncer se la llevaría un 26 de julio de 1952 a las 8:23 de la noche. Para entonces, ya Perón había comenzado subrepticias relaciones con una cabaretera llamada Isabel Martínez, quien luego sería la sucesora de Eva en el lecho matrimonial. 2 millones de personas se despidieron de Eva en una fastuoso sepelio.8 personas murieron y 2100 quedaron lesionadas tras las exequias. La procesión fúnebre el 10 de agosto fue de 3 horas y abarcó 20 cuadras. Se pidió su canonización al Vaticano. En 1955 Perón fue derrocado.
El cuerpo de Eva fue escondido en Italia cuando los militares tomaron el poder. El mutilado y accidentado cadáver de Eva fue repatriado hasta en 1974, cuando su sucesora Isabel(con quien Perón se casó ) siendo presidenta tras la muerte de Juan Domingo, lo hizo traer para colocarlo en el Cementerio de la Recoleta. Sin embargo, la leyenda de Eva es más grande y fuerte que su sepulcro a prueba de bombas. Ha inspirado musicales, operettas y filmes, y se le considera como una de las personalidades latinas más prominentes de la historia.