Emperador José II de Habsburgo

Emperador José II de Habsburgo
Al volante de la Máquina del Tiempo

Adelante internautas

Yo soy el Emperador José II de Habsburgo, gato quien gobierna desde el éter a su madre humana, la historiadora nicaragüense Cecilia.Hoy que se cumplen 6 años de mi ingreso triunfal al paraìso gatuno,donde fui coronado como emperador, mi madre hizo este blog en honor a mi memoria. Aquí voy recopilando el trabajo de mi madre en tres categorías: temas de la historia, personajes célebres y su obra cuentística y filosófica. Cualquier pregunta que deseen aclarar, tenéis el email cecilmundo@gmail.com para hacerlo. Ahora, a servirse la mesa.Bon appetit! Emperador José II de Habsburgo

Emperador navegando en su máquina del tiempo

Emperador navegando en su máquina del tiempo
en brazos de mi partera

domingo, 4 de mayo de 2008

El chismoso màs erudito de todos


HISTORIADOR, GLOTON Y CORNUDO:
EL EMPERADOR CLAUDIO DE ROMA
Cecilia Ruiz de Rios
Uno de los cèsares que màs he admirado es Claudio I el Historiador, quien aparte de ser màs feo que una deuda externa de paìs paupèrrimo, fue uno de los hombres màs ilustrados de todos los tiempos. A no confundirlo con Claudio Il el emperador que hizo asesinar a San Valentìn y ùltimo de su nùmero pues Claudio III no existe màs que en Ia mente de los despistados que no leen), este mandamàs fue un personaje demasiado avanzado para Ia època en Ia cual le tocò existir.

Claudio naciò en el año 10 de Ia era precristiana, siendo tìo de su antecesor Calìgula y sobrino del borrachazo Tiberio, siendo sus padres Antonia y Druso. EI nombre en sì de Claudio significa cojo o patuleco, y al venir al mundo en Ia que hoy es Ia ciudad francesa de Lyon no hubo mucho entusiasmo por su nacimiento pues se creìa que no vivirìa demasiado tiempo. “Mi hijo es un monstrito a medio fabricar”,decìa su mami. En su infancia le dieron buenos tutores, y aprendiò a viajar con pasaporte de idiota para evitar que Io asesinaran en las luchas por el trono que sacudìan a Ia Roma de entonces Siempre inmerso en los libros, este “freak on a leash”(tarado con correa, a como nos Ilaman a los bibliòfilos)llegò a dominar el hebreo, latìn, griego y àrabe, ademàs de ser historiador, anticuario, filològo, gramàtico y aprendiz de filòsofo. Alto y desgarbado, cojeaba al caminar y tenìa escoliosis, Ia cual le daba un aspecto espantoso. Su salud se vio minada por Ia polio, asma, gota y gran hipertensiòn, ademàs de ser tartamudo y patizambo Echaba espuma por Ia boca al enojarse, pero era bueno para sus vinos y Ia buena mesa. Tenìa una voz chillona y una risa màs estruendosa que Ia del hermoso publicista Bosco Parrales.

Claudio no tuvo suerte en el amor, a pesar de haber tenido cierto encanto con las damas. La primera esposa se le muriò el mismito dìa de Ia boda, y de Ia segunda y tercera consorte se divorciò por ‘diferencias irreconciliables. Sin embargo a los 48 años se prendò de Ia joven, bella y libidinosa Valeria Messalina, quien ademàs de darle dos chavalos Ie coronò de cachos y patadas.Valeria Messalina al casarse con Claudio
Era apenas una adolescente inmadura y el poder absoluto Ia corrompiò tan absolutamente que establecò un reino del terror de influencias cuando su marido Ilegò al trono romano dos años despuès de haberse casado con ella.Claudio incluso se vio humillado por su joven esposa cuando èsta contrajo matrimonio bìgamo con el guapo y ambicioso Cayo Silia. Claudio acabò convencèndose que Valeria Messalina jamàs iba a componerse y Ia mando a ejecutar. La quinta esposa de Claudio fue su propia sobrinita Agrippina Ia Menor, quien de anterior matrimonio Ilevaba por hijo al pavorosa Neròn. Agrippina acabò siendo màs intrigante que Valeria Messalina, y en su lucha par lograr que Neròn heredara el trono envenenò a Claudio con una ensalada de hongos.
Cuando Calìgula, sobrino de Claudio, fue asesinado por sus propios guardias un 24 de enero del 41 de Ia era cristiana, Claudio no tenìa el menor antojo de ser su sucesor. Una vez entronizado, hizo ejecutar a los asesinos de Calìgula y se negò rotundamente a ser considerado un dios viviente. No le gustaba que le genuflectaran.Reanimò Ia vieja religiòn de Roma, repaòA los templos y optò por respetar al senado. Estimulò a varios libertos al ofrecer cargos pùblicos conforme capacidad, y no par abolengo.Aboliò Ia tortura y como juez fue implacable contra los corruptos. Claudio es Ilamado el constructor de Roma pues salvò a Ia ciudad eterna al mandar a construir un canal para fomentar el desague por el Tìber, ya que todas las primaveras Ia nieve de los Apeninos causaba inundaciones. Hizo acueductos, y echò a andar el puerto de Ostia para fomentar el comercio . Gracias a su destreza coma militar, Roma pudo anexarse a Tracia, Bretaña y Mauretania. A pesar de estar involucrado en tantas obras de progreso, Claudio tuvo el tiempo suficiente para legarnos una gran gema de Ia historia: sus crònicas de historia etrusca. Como erudito, fue respetado incluso por sabios como Plinio el Viejo.

Distraìdo a morir, Claudio era un caso incurable. Tras haber mandado a eliminar a su infiel esposa Valeria Messalina, se le olvidò haber dado dicha orden.
La perversa ya yacìa muerta de un golpe en brazos de su madre cuando Claudio preguntò por ella, extrañàndose que no habìa Ilegado a Ia mesa a comer. Cuando un esclavo le dijo que Valeria Messalina habìa sido ejecutada, solo se encogò de hombros y siguiò comiendo tranquilamente. Una vez zurrò dos veces a su hijo Britànico pues se le habìa olvidado que ya Io habia reprendido por un desmàn. Claudio quiso casarse con una de las mujeres màs bellas y ricas de Roma, Lollia Paulina, tras Ia muerte de Valeria Messalina, pero se le olvidò pedir su mano oficialmente. Tras casarse con Agrippina Ia Menor, èsta en un arranque de celos retrospectivos, mandò a ejecutar a Lollia.

Agrippina no perdìa tiempo en lograr que su hijo Neròn fuera el heredero de Claudio, dejando a un lado a Britànico(quien era manufacturado con Valeria Messalina). Agrippina, sabiendo Io mucho que Claudio gustaba de las ensaladas, envenenò unos hongos y de esta forma matò a Claudio en el año 54 de Ia era cristiana.Un esclavo tratò de salvar al emperador introducièndole una pluma en Ia garganta para incitar el vòmito, pero Claudio mas bien se ahogò con Ia pluma. Fue sucedido en el trono romano por su hijastro Neròn, quien comentò cìnicamente que lo
s hongos eran Ia comida divina por excelencia, ya que su “amado papaíto se habìa ido al cielo por culpa de ellos .
Hoy en dìa, los tomos de historia etrusca de Ia pluma de Claudio son Ia fuente màs fidedigna de datos sobre estos antecesores de los romanos, y sus tratados sobre especies de animales y plantas de Ia penìnsula italiana son un tesoro invaluable tambièn.